jueves, 6 de noviembre de 2008

Ser dirigente Scout

Hoy me pidieron prestado un libro de introducción a la contabilidad, al momento de entregar mi libro base de 1er semestre ojee entre las hojas y encontré un documento del cual quiero compartir las siguientes líneas:

“Ser el jefe no significa transformar a los demás, para hacerlos como uno, imponiéndoles ideas y actividades, cansándolos con recomendaciones, prohibiciones y preceptos.
El jefe es un compañero al que reconocemos como ejemplo y junto a quien nos volvemos mejor.
Si quieres, serás jefe. Tal ves no hoy ni mañana, sino cuando llegue la hora.
Cuando tu vida sea recta como un árbol de Mara y sencilla como el canto de una alondra.
Un jefe es al que escuchamos y seguimos porque descubrimos que hay en el una fuera y una luz que no se puede destruir, que su vida es recta y sus acciones sencillas.
Alguien que parece venir de muy lejos e ir mas lejos aun, hasta el fondo de los corazones y mas allá del horizonte.”

Vienen a mi mente las veces en las que nos molestamos porque al dar un consejo este es descartado y después aprovechamos para criticar la decisión tomada, viendo las cosas desde nuestro ángulo.
Los momentos en los que hemos caído y no supimos levantarnos.
Las ocasiones en que no supimos responder a la confianza y la responsabilidad entregada en nuestras manos, los viajes a los que salimos sin destino.
Pero también viene la satisfacción de que marcamos de manera positiva la vida de muchas personas e incluso las inspiramos para ser mejores, gracias a los que compartieron conmigo la carrera del escultismo como jefes, scouts y compañeros.
Yo soy scout y siempre lo seré porque así lo prometí y lo cumpliré.

2 comentarios:

Ojos de guapurú dijo...

Me agarro de una esquinita insignificante de tu post pero fue la parte que me llegó.
Hay personas que reconocen que un consejo es bueno, que la persona que te lo da sabe lo que te está diciendo, que la tienen clara en el momento de decidir, lo bueno, lo malo, lo ideal, lo indeseable, todo, pero aún así hacen oídos sordos a su razón y se mandan reverendas cagadas, sabiendo incluso cuando las cometen, que les traerán mayores consecuencias de las que en realidad piensan.

TQM, saludos a tu esposa :-)

Mis vivencias dijo...

amiga, eso es parte de la naturaleza eterna de algunas personas mientras que en otras mas afortunadas se lo conoce como; "proceso de maduracion"